Mailó


Mi nombre es Maximino Redondo y desde hace muchos años me dedico al mundo de la investigación. Siempre creí que investigando hacíamos algo bueno por nuestra aportación a la mejora de la salud.  Indudablemente que sí,  pero el haber tenido un contacto tan estrecho con la casa Pepe Bravo me ha hecho ver y darme cuenta de algo que desde el pico de la pirámide a veces somos incapaces de ver y sentir: la lucha contra la exclusión social y sobre todo la lucha contra la infelicidad del ser humano. Esto me hace admirar enormemente a estas personas verdaderamente vocacionales cuya máxima satisfacción en la vida no son las medallas que puedan colgarse o el dinero que puedan conseguir, sino la gran satisfacción de ayudar al necesitado, y llevarse de él esa sonrisa que quedará grabada en su memoria como el mayor tesoro que uno pueda conseguir. En un mundo cada vez más material y basado en la consecución de unos objetivos egoístas y siempre dirigidos al yo mismo, encontrar esta pequeña isla en la que dichos equipajes quedan fuera, es más que reconfortante.  También podemos observar  como todo está siempre en progreso y en continuo movimiento, ya que una […]

Maxi y su padre