Vivencias

Vivencias de la Casa


  Hola a todos y todas. Mi nombre es Ramón y soy miembro de la Casa de Acogida Pepe Bravo de Alozaina (Málaga) en calidad de acogido, valga la redundancia. Existe un antes y un después en mi experiencia vital desde mi llegada a ella. A pesar de ser nativo del pueblo, no la conocía aunque sabía de su existencia. Tras año y medio en ella la considero MI CASA, con mayúsculas y mi deseo es seguir vinculado a la misma.   Llegué a la Casa a través de un primo mío y padrino que la conocía y que era íntimo amigo de su fundador, de Pepe Bravo, con la expectativa de poder quedarme en ella. Mis circunstancias se adentraban en el drama: el fallecimiento reciente de mi madre, base fundamental de mi vida, sin empleo,sin recursos económicos, totalmente abatido, deprimido, desilusionado, desorientado y solo. Fuimos recibidos por dos personas, para mí desconocidas en ese momento, dos ángeles, que hoy forman parte fundamental de mi vida, como son Mariló y Nacha, responsables de la Casa de Acogida. Dicho y hecho,tras la entrevista preceptiva, me abrieron sus corazones y las puertas del centro para mi admisión en el mismo. Mi eterno […]

Ramón nos cuenta su Historia


Esta Casa de Acogida tiene un Alma generosa Una energía que sana Y una intención amorosa Y se perciben también Unas manos y unas formas Que sujetan y transforman Aunque no se pueden ver Pero están siempre presentes Y dispuestas a poner Y entre los seres que vemos Y lo que no se ve Se establece una energía Una magia y un sentir Que es más que techo y comida Lo que aquí vas a vivir Por eso cuando has venido Quieres volver a venir Por eso hay tantos voluntarios Y por eso yo vivo aquí. Gracias infinitas doy Porque esta casa está abierta Por lo que enseña y despierta Y por poder compartir Gracias a Nacha y Mariló Por su dedicación Gracias a cada chico y cada chica Por su ayuda y atención Y a ti gracias Pepe Bravo Por crear este Proyecto Que tu sentiste tan claro Y por seguir apoyando Esta hermosa realidad Gracias de Verdad   INGA   Esta casa de acogida tiene un alma generosa y hablo de GENEROSIDAD  con mayúsculas. Desde la “raíz”, desde el “motivo” que impulsó a este ser excepcional -Pepe Bravo- a crear este Proyecto: “Proyecto de puertas abiertas para personas […]

Inga & Azahara nos comparten un Relato del Corazón


“Un rayo de dulce sol en el crudo invierno”, eso es para mí el Proyecto, hoy Realidad, de la Casa Pepe Bravo en Alozaina. Con esta metáfora quiero describir lo que significa en mi vida ese espacio de Luz, Amor y Esperanza, desde que un día de agosto de 2017 emprendiera lo que yo llamo “El Camino de Alozaina” buscando “el mejor lugar en el mundo” para mi hija, sabiendo de la especialización de esta Casa en la Recuperación (con mayúscula) de personas en circunstancias de fragilidad, personal o social y, en la mayor parte de los casos, desnutridas de Vida y Amor por diversos vaivenes del Vivir. La Casa de Pepe Bravo es, en ese espacio de la biosfera que es la Sierra de las Nieves, como un Olivo Aloreño que, con la tierra más hermosa, la del Amor, nutre y reaviva cada una de las Aceitunas (sus habitantes) que crecen entre sus Ramas (las manos cuidadoras de Mariló y Nacha, y el sinfín de colaboradores) hasta lograr cada año su mejor cosecha. Recibid , con m i inmenso ag radecim iento, to do m i reconocimiento y cariño. Firmado: Ana María Anasagasti

Un rayo de dulce sol en el crudo invierno