La casa sigue viva, sigue activa, y la vida sigue… El domingo 9 de Junio nos quedamos sorprendidos al ver llegar a Ana María Castro, y a su lindo chico a nuestro hogar; es una de las gemelas que vivió en la casa durante 4 años y vino a compartir unos estupendos días con nosotros. Como veremos a continuación, Ana aprovechó la casa, se integró, se trabajó y hoy en día es una mujer feliz. Nos alegra tanto…

¿Cómo llegaste a la casa de acogida?

A través de María Dolores la presidenta de Caritas de La Carolina, Jaén.

¿Cómo fue tu experiencia en la casa?

La experiencia fue extraordinaria, era como convivir en familia, compartíamos las todo, nos solidarizarnos los unos con otros…Estuve allí 4 años, y me ha ayudado a ser la mujer que soy hoy en día, gracias al apoyo diario, a los talleres, a las personas… Pepe Bravo y Mariló Cejudo fueron grandes referentes y cuidadores.

¿Qué hacías en la casa?

Pues hacer las tareas diarias de una casa, limpiar, cocinar, también era la responsable de la lavandería. Además, nos formábamos en distintos talleres profesionales, taller de bisutería, collares, pendientes… taller de muñecas hechas con cartón de huevo y pintadas con pintura… asistíamos a ferias artesanales para vender todo lo que creábamos en la casa.

¿Cuéntanos algunas anécdotas por favor?

Son tantas, y algunas tan divertidas… hay una que nunca se me olvida fue cuando mi hermana Encarni por poca se ahoga en la piscina, que mal lo pasé… cuando me corté el dedo con una  la lata de guisantes…  cuando eché 2 kilos de lentejas en la olla… 4 años dan para mucho.

¿Cómo fue la vida al dejar la casa y saliste al mundo real?

Fue como empezar de nuevo, una nueva etapa en  mi vida, otra experiencia nueva; tuve que superar cosas de mi antigua vida,  heridas, del pasado, depresiones… todo eso en la vida real. En resumen, fue como dejar un peso muy grande atrás en el pasado lleno de dolores sufrimientos y miedos… 

¿Cómo te va la vida ahora?

Tengo una nueva vida y estoy feliz, me he hecho fuerte y he superado muchas cosas, las heridas del pasado han quedado atrás, tengo una vida, tengo una  pareja maravillosa y me siento llena.

Con esto os dejo, ha sido un placer poder compartir mi historia en la casa,  gracias siempre

Ana María Castro Cobles

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.