La Historia de María

Nuestra casa, un puente de luz hacia una vida mejor. Así es como yo vivo la acogida de este maravilloso lugar. Cada persona es una historia, es un antes y un después. Los chicos se hacen hermandad acompañando al recién llegado; le ayudan a soltar lágrimas, rabia, miedos… Sí, sobre todo ¡miedos! Y con paciencia y mucho cariño, va resurgiendo un nuevo ser, un nuevo ser que empieza a ver su luz y poco a poco toma fuerza. Y esa fuerza, les hace ver la vida con una nueva ilusión.

Hoy quiero contaros una historia dura pero con un final feliz. Es la historia de María, ya muchos de vosotros conocéis a María ¡nuestra preciosa negrita! Ella llegó a la casa hace más de tres años. En su caminar por la vida, todavía no sabemos con certeza lo que pudo pasar. Estaba perdida, sin familia, ni casa, ni amigos y sobre todo… ¿qué pasó en esa cabecita que quedó rota? Sin pasado, sin pensamientos, sin recuerdos… Vivía en la más profunda miseria, sin saber cómo salir de ella. ¡Quizás no era consciente de si comía o dormía! Vagaba bajo la lluvia y el frío y como un animalillo perdido, pasaba los días… Un día y como “por arte de magia”, el universo creó el encuentro con la persona más maravillosa que podáis imaginar: ¡¡Estefanía!! Ella moría de dolor al ver las condiciones en que se encontraba María. Intentó ayudarla por todos los medios: le llevaba ropa de abrigo, mantas, comida… todo lo que ella pensaba que María podía necesitar; sin embargo, María la recibía como una fierecilla salvaje. ¡¡¡Pobrecilla, estaba tan asustada!!! Hasta después de varios meses, no pudo comunicarse con ella. María, no hablaba español. Ella es de Cabo Verde pero entre su idioma, un poco de portugués, y sobre todo con mucho, muuucho cariño, empezaron a comunicarse con el lenguaje del corazón. Estefanía tardó casi un año en obtener la confianza de María. Fue entonces cuando llegó a nuestras vidas. ¡A todos se nos encogió el corazón! No entendíamos cómo en su estado, pudo sobrevivir tanto tiempo en la calle. Todos los chicos de la casa se entregaron con cariño para que María se sintiera feliz. Fueron meses intensos, seguía perdida; pero poco a poco, llegó la luz a su cabecita. En poco tiempo, ya hablaba español y empezó a comunicar algunas cosas que nos hacía más fácil buscar algo de su pasado. Y… “como la magia está siempre en nuestras vidas”, dimos gracias cuando apareció otro gran ser: Carlos, un hombre increíble con un gran corazón. Carlos habla su idioma y cuando se presentó a María, sus ojos se iluminaron. ¡¡¡Estaba escuchando hablar a alguien de su país!!! Todos estábamos muy emocionados. Carlos, como si de un gran mago se tratara, con toda la información que le dio María, empezó a unir piezas y se puso manos a la obra. De nuevo a vivir la magia, los hermanos de María hicieron palpitar nuestros corazones con su visita: ¡¡fue muy emotivo!! Carlos consiguió que María hablara por teléfono con muchos de sus familiares, también consiguió su pasaporte. Y María ahora tiene una nueva ilusión… VIAJAR a su país para visitar a su familia, y como la magia todo lo puede, del 13 al 23 de mayo, María estará con su familia en Cabo Verde. f

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title="" rel=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.