Un rayo de dulce sol en el crudo invierno


Un rayo de dulce sol en el crudo invierno”, eso es para mí el Proyecto, hoy Realidad, de la Casa Pepe Bravo en Alozaina.

Con esta metáfora quiero describir lo que significa en mi vida ese espacio de Luz, Amor y Esperanza, desde que un día de agosto de 2017 emprendiera lo que yo llamo “El Camino de Alozaina” buscando “el mejor lugar en el mundo” para mi hija, sabiendo de la especialización de esta Casa en la Recuperación (con mayúscula) de personas en circunstancias de fragilidad, personal o social y, en la mayor parte de los casos, desnutridas de Vida y Amor por diversos vaivenes del Vivir.

La Casa de Pepe Bravo es, en ese espacio de la biosfera que es la Sierra de las Nieves, como un Olivo Aloreño que, con la tierra más hermosa, la del Amor, nutre y reaviva cada una de las Aceitunas (sus habitantes) que crecen entre sus Ramas (las manos cuidadoras de Mariló y Nacha, y el sinfín de colaboradores) hasta lograr cada año su mejor cosecha.

Recibid , con m i inmenso ag radecim iento, to do m i reconocimiento y cariño.

Firmado: Ana María Anasagasti

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.