DSC01479

Presentación del hermano Carlos


Reparto_37Hace ya unos siete años, justamente en el 2010, coincidí con Carlos de la Fuente en una entrevista de la radio. A los pocos días, ya estaba visitando nuestra Casa en Alozaina para ver realmente quienes éramos y cómo podría ayudarnos. Quizás el momento más emotivo de esta hermosa relación de cooperación, fue cuando llamó a Pepe Bravo por teléfono, por aquel entonces hospitalizado. Recuerdo a Pepe, llorando al escuchar aquellas palabras que para él representaban uno de sus sueños acuñado desde hacía mucho: que sus máquinas diesen de comer a quien no tuviera nada. Y este sueño se convirtió a través de Carlos en una hermosa realidad: se garantizaba el transporte de las máquinas de coser que desde hace años esperaban en los pasillos de lo que fue la antigua cooperativa San José (actual Casa de Acogida) a los Jesuitas, que pretendían crear una cooperativa textil en Oruro, con mujeres que se encontraban en grave riesgo social trabajando en unas condiciones infrahumanas extrayendo esmeraldas en las minas en las que se afanaban junto a sus hijos y en las que eran explotadas de forma cruel e inhumana. A los pocos días de plantear este proyecto Pepe Bravo falleció, y meses después nos llegaron las fotografías de las mujeres vestidas con sus uniformes de color crema, trabajando en su propia cooperativa y confeccionando con las máquinas de Pepe, las cuales les llegaron a través de todo un sistema de logística que Carlos preparó: salieron desde Alozaina, un pequeño pueblo de la sierra de las Nieves en un gran camión de alto tonelaje que cruzó toda España hasta llegar a Santander, y desde allí en un container por barco hasta Bolivia.
DSC01509Desde entonces, de forma regular y constante, el hermano Carlos (como solemos llamarlo) no ha parado de colaborar y sorprendernos con su buen hacer. Nació el seis de Enero, el día de los Reyes Magos, y como si tratara de hacer honor a su nombre, no para de hacer regalos por doquier. Y lo más sorprendente es que en muchas ocasiones y sin siquiera compartir con él nuestras necesidades, llegan los portes de DHL o Azkar con aquello que necesitamos. Una de las últimas sorpresas consistió en el envío de una enorme televisón de plasma. Hace un par de meses, nuestro televisor dejó de funcionar. Los chicos de la casa no paraban de protestar porque no podían ver la televisión. Entonces, el hermano nos llamó para decirme que nos llegaría una gran caja, pero que ni él mismo sabía de que se trataba. Y actuando la Providencia, como él suele llamarla, llegó un plasma impresionante, de estos que valen miles de euros con algunas roturas en los márgenes, que los chicos han salvado achicando la imagen, y desde entonces, parece que tuviésemos una sala de cine en la que los chicos disfrutan diariamente.
DSC01479Otras veces, busca en sus contactos, que los debe tener a cientos, para “poder atendernos como es debido” como afirma en miles de ocasiones. Desde hace algunos años un amigo de Cuevas de San Marcos nos viene regalando cientos de kilos de uvas que vendimiamos en su propia finca. Para aprovecharlas, quisimos poner en marcha un pequeño taller de elaboración artesanal de vinagre, para el que necesitábamos toneles de roble donde macerarlo y criarlo. Llamamos de inmediato a Carlos, y días después nos enviaba 2 grandes toneles antiguos de roble americano, procedente de un alcalde vallisoletano, en los que ya hemos elaborado casi 1000 litros de vinagre ecológico y artesano.
Y también es capaz de ponerse en faena durante horas, con una energía que sorprende a todos. En muchas ocasiones ha venido durante días o incluso semanas, a nuestra casa para limpiar y poner orden desde el ropero hasta el almacén de comida, o incluso los mismos despachos…. Y entonces, no queda ningún sólo rincón por revisar, canalizando incluso hacia otras organizaciones enseres que para ellos pueden ser de gran necesidad. Y al hacerlo, como maestro que es, enseña con su ejemplo, con su esfuerzo, y con su palabra. Sin exagerar, podría confirmar que Carlos ha movido en nuestra casa miles de kilos en todos estos años …. Mientras que contestaba sin parar a cientos de llamadas que él recepcionaba de mil amores para atender a otros muchos hermanos, como él suele llamar a todos sus amigos.
DSCF0069Pareciese como si no hubiese límites en su quehacer: desde el equipamiento de hospitales y colegios, entrega de alimentos para el desayuno de personas que viven en la calle, trasporte de mobiliario o ropa para diferentes proyectos humanitarios, pañales o furgonetas para residencias de ancianos…. Siempre atento a lo que cada uno necesita, porque la providencia lo pone en sus manos para cubrir las necesidades demandadas. Desde este magnífico quehacer, nos ha enviado ventanas y puertas que han sido instaladas en la casa; ha llamado a sus amigos para que nos ayudaran a completar las obras de nuestro restaurante solidario; nos ha equipado nuestro salón comedor con una increíble chimenea para combatir las bajas temperaturas del invierno; ha enmoquetado la sala de formación; ha pagado el seguro de nuestra furgoneta; ha equipado a los chicos con ropa y zapatos; ha provisto nuestra tienda con hermosas vitrinas en las que se exponen los artículos de artesanía que vendemos; ha dotado de colchones y mobiliario todas las habitaciones de la casa y de víveres nuestra despensa…… Incluso nos ha llevado varias veces a restaurantes en donde todos hemos comido hasta la saciedad. Y todo esto sin contar los cientos de entregas que ha realizado en nuestra casa, y con los que ha posibilitado que nuestro proyecto haya ido creciendo y consolidándose.
Hermano Carlos, no hay palabras en este mundo para definir quien eres y contabilizar todos los actos de servicio y generosidad con los que nos agasajas para conseguir que este mundo sea más humano y más cercano.
Como igual de impresionante es tu gestión, incluso a nivel internacional, para buscar donaciones de todo tipo, o canalizar toneladas de excedentes que podrían llegar a destruirse y que conviertes en ayuda humanitaria para cubrir las necesidades que te planteamos desde muchas y diferentes organizaciones sociales y religiosas.
CarlosCómo multiplicas por cien o por mil tus propios recursos económicos, rodeándote de amigos o buscando sin parar y en los lugares más recónditos, donde encuentras partidas de ropa que pasaron de moda; miles de latas que sufrieron un accidente; mecenas con deseos de ayudar; organizas eventos y cenas para recaudar fondos; encuentras hoteles en reforma que precisan cambiar lencería y mobiliario; e incluso llegas a conseguir equipación especializada para hospitales y quirófanos…… Y luego logras hacerlo llegar todo a sus correspondientes destinos, sin importar kilometraje o dimensiones.
¡Qué ilusión le pones a que nos conozcamos todos! A crear puentes de unión entre los diferentes proyectos, creando una hermosa familia. Porque así es como nos sentimos cuando nos llamas hermana o hermano. O cuando se te inundan los ojos al sentir la necesidad del otro, que conviertes en la tuya propia. Entonces, y de una forma muy sutil, creas una cobertura de amparo que llega hasta miles de criatura, ya sea en España, en América o en África.
Querido hermano Carlos, sería totalmente imposible describir en unas lineas los años de acción comprometida, de servicio y entrega desinteresada. Todos sabemos quien eres, por eso tantas puertas se te abren desde los cielos y desde la tierra. Agradecerte desde lo más profundo de nuestro corazón tu esencia, tu presencia y tu compromiso.
Gracias hermano Carlos, siempre gracias, desde la Casa de acogida Pepe Bravo, que es también tu propia casa.

PD: Por todo esto y mucho más, creemos que Carlos es justo merecedor del Premio Princesa de Asturias de la Concordia. ¿Le apoyas?

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *