La Sinfonía del Amor 1


Cuentan las leyendas que Beethoven era sordo y sin embargo podía escuchar el sonido de las estrellas. Y yo, sin saber nada de música, he podido deleitarme este fin de semana con la Sinfonía del Amor. Era una vibración sutil, en movimiento, al igual que el engranaje de una máquina, o como una pieza de dominó que mueve y hace caer a todas y cada una de las otras piezas alineadas. Una energía que te hace ver desde otro prisma, con otros colores, y con otra fuerza y luz. Un velo traslúcido y sutil que te envuelve y se mueve por cada uno de los rincones de esta casa, llamado Amor Incondicional.
Y ese Amor incondicional ha hecho que Emilio derrame todo su Ser en cada conocimiento transmitido, en cada enseñanza compartida, con y para todos, en una misión de caminos compartidos y de servicios mutuos. Una entrega a todos y cada una de las personas que hemos compartido esta experiencia, y que a la vez posibilita la permanencia de nuestro proyecto en cuanto a la entrada de todo tipo de recursos: económicos, humanos, espirituales….. en una idea de autogestión que puede rozar la utopía, y que sin embargo es una Realidad.
IMG_2223Y ese Amor y entrega desinteresada, ha estado latente en cada persona voluntaria, alrededor de cincuenta y cinco, que después y durante horas de servicio han lucido sus mejores sonrisas y maneras, en un afán casi interminable de asistir al otro, a pesar de colchones rociados con goteras puntuales en la sala dormitorio, de haber dormido escasas horas e incluso en sofás repartidos por algunos rincones, o comido de pie en la cocina a pesar de haber estado durante horas preparando exquisitos menús para los 180 comensales , de buscar algún rincón donde estirar alguna esterilla para ceder su cama a alguien a quien no conocía, de trabajar sin descanso y aún con carencias económicas renunciando a posibles extras del fin de semana, de comprometer a padres y suegros para el cuidado de sus hijos, de enlazar el viernes con el lunes en una quincena de trabajo ininterrumpida………….Y a pesar de todo esto agradeciendo desde lo más profundo de su corazón la experiencia vivida. No hay palabras, tan sólo un sentimiento de admiración indescriptible.
Y ese Amor ha sido el generador de cientos de donaciones de todos los asistentes, previas a la llegada o durante el evento, en una correspondencia comprometida con un proyecto del que todos, aún algunos sin conocerlo, se han sentido parte. Han llegado de lugares cercanos, o de países lejanos, formando todos parte de esa magia, que se ha creado en cada momento y de la que todos hemos sido cómplices.
Y todo esto y más, me ha ido transportando en una emoción incontrolada de Amor, que me llenaba a raudales y llegaba a cada rincón para saborear esta esencia divina del ser humano.
Gracias desde el corazón por TODO LO VIVIDO


Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Una idea sobre “La Sinfonía del Amor

  • Araceli

    La sinfonía del amor ha sido sin duda la que ha sonado durante todo el fin de semana, después de lo vivido en esa casa solo puedo decir gracias, gracias, gracias. Los ángeles existen, habitan y trabajan en casa Pepe Bravo.