El aceite y la ayuda mutua


Hace un par de días llegó NicIMG_0190olás de nuevo a nuestra casa. Ha trabajado duro en la recolección de la castaña…. Nos cuenta cómo en su trabajo y IMG_0128diariamente ha movido toneladas de castañas de la mejor calidad, la mayoría de ellas para exportarlas a países de Europa. La campaña ha finalizado, y ahora de nuevo, regresa a casa, a la espera de algún otro trabajo. Pero mientras llega, se ha metido de lleno en el molino, comenzando así la nueva temporada del aceite en nuestra casa. Para hacerlo, Antonio trabajador del Centro especial de Empleo, se ha prestado durante algunos días a enseñarlo, ya que él personalmente no podrá trabajar hasta que no finalice su baja laboral, por la operación reciente de hombro a la que se ha sometido con éxito.
Poco a poco se va conociendo nuestro proyecto, el año pasado se molieron casi 4.000 kg de aceitunas todas ellas ecológicas y traídas de diferentes rincones de la provincia de Málaga. Y luego aquí, son tratadas con mimo y delicadeza en un proceso artesano y único. Una vez obtenido el aceite, se hacen dos partes iguales: una para los propietarios de la aceituna y otra para la casa. Un proyecto de ayuda mutua para los agricultores y la casa.

IMG_0126IMG_0116Y este pequeño rincón de la casa, se llena de ilusión, tanto de las personas que con esmero han traído sus aceitunas como de las personas que vamos trabajando en el molino. El olor a aceituna recién molida lo impregna todo, para realzarse en una de las mejores aromaterapias existentes. El motor de la lavadora AEG, que Pepe Bravo transformó en molino empieza a triturar todas las aceitunas, quedando como resultado una masa que es depositada cuidadosamente en rondeles para introducidas en el eje de la prensa que también Pepe construyó, y ahí se ejerce una presión de 2000kg/cm, creando una cascada suave de aceite que va bajando por cada uno de los rondeles hasta depositarse en el plato de la prensa, y desde aquí a las cubetas llenas de agua donde se separarán cualquier resto de la aceituna que no sea aceite. Todo ello para finalmente llegar al preciado oro líquido. Después se retira la masa de los rondeles y se seca. En éste último proceso tenemos a nuestro Maxi que pacientemente hace bolas del tamaño de pelotas de tenis que se secan en la terraza para luego venderlas como uno de los combustibles más caloríficos que existen, o para darle calor a nuestro hogar.
El mínimo de aceitunas para moler son 200kg.

¿Quieres encontrarte con el sabor auténtico del aceite extraído de forma artesanal? Ven, trae tus propias aceitunas y pruébalo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.