La uva y el vinagre


De nuevo este año surge la posibilidad de comer riquísimas uvas e incluso hacer vinagre con las que se vayan acidificando. 12068948_731127897016621_56492333228410535_oGracias a Lole y Pepe podemos contar con esta actividad, que nos dará alimento durante unos cuantos meses, además de crear la posibilidad de ir preparando el taller de vinagre artesano.
Gracias por vuestro trabajo durante todo un año para que la vid diera sus frutos. Unas doradas uvas que son manjares para
nuestro paladar. Gracias por esta impresionante donación de más de 500 kg de uvas. Ha sido un día precioso en Cuevas de San Marcos, y con vuestra acogida os habéis dotado de ropajes de grandes maestros para nosotros. Gracias por soñar con nosotros que es posible crear la abundancia desde la ilusión y el trabajo.
También gracias a Carlos de la Fuente por la donación de dos barricas de madera que nos ha enviado desde Valladolid, y que iran curando el vinagre para deleite de todos cuando acaben en hermosas botellas puestas en nuestras mesas.
Todo un año por delante para mostrar el proceso, desde la recogida de la uva hasta el embotellamiento o el aderezado de ricos platos. Seguimos adelante, desde nuestro interior, desde nuestro corazón y aprovechando aquellas oportunidades que nos ofrece la vida. Gracias, gracias, gracias.

L12003037_720068968122514_1772481460637426357_na uva del año pasado llevaba un año en barricas, fermentando para convertirse en puro vinagre. Hoy ha sido el día en el que la hemos sacado después de la larga espera, para prensarla con nuestras propias manos. Será único el vinagre que estamos extrayendo.
Para mayor alegría, ha llegado a nuestra casa Juan, muy aficionado a la carpintería, y está restaurando dos barricas de madera de roble donadas por Víctor de Valladolid, donde echaremos el preciado líquido junto con una madre seleccionado que ayudará enormemente a su fermentación completa.
Es curioso, como llegan las cosas para propiciar la creación y consolidación de todo un proyecto: la donación y recogida de uvas, el regalo de las dos barricas de vino de madera de roble y el transporte desde Valladolid, el prensado de las uvas, la llegada de Juan el carpintero para rehabilitar las cubas de vino, los conocimientos de Rafael padre de 12011360_721288928000518_1162755000645250230_nFrancisco Manuel y de oficio bodeguero, la venida de Lorenzo con la sabiduría de sus bodegas para regalarnos su experiencia y dos grifos muy difíciles de encontrar para las cubas, el descubrimiento de una buena madre para fermentar el vinagre………………..toda una experiencia de vida, para prestar el Servicio en nuestra mesa y en las mesas de aquellos que deseen compartir todo lo que entre todos estamos creando.

Bueno…..pues una vez tenemos todo listo ponemos el mosto avinagrado del año pasado en la barrica de madera, donde se irá curando en unos meses. A este mosto, le hemos añadido el vinagre madre con más de 80 años que traje de Valverde, regalo de unas bodegas de unos amigos.
El vinagre formará una capa gelatinosa que será la madre. Esta madre está viva y le gusta estar quietecita, calentita y a oscuras. Así que buscamos un rincón del almacén de los alimentos, donde colocamos el barril con este preciado líquido, el cual esperará meses antes de ver la luz. Es importante la espera….y no tocarlo. La madre se forma en la parte superior del líquido, si lo movemos ésta se puede ir al fondo y no es un desastre pero respirará peor y necesitará más tiempo.
Una vez obtengamos estos riquísimos vinagres artesanales, queremos diversificarlo con las preciadas plantas aromáticas y medicinales que nos trae nuestro amigo José. A unos les pondr12003401_721880001274744_838231739486521598_nemos romero, a otros unos dientes de ajo, a otra albahaca, también tomillo para así tener en unos meses un buen surtido de vinagres. De esta forma, sumaremos al sabor y a las las propiedades medicinales de las plantas, las propias del vinagre: desinfectante, propiedades antioxidantes, mejora la digestión, principios desintoxicantes del organismo…etc.
Además del vinagre, hemos colocado parte de las uvas que trajimos en el deshidratador para obtener riquísimos uvas pasas.
Gracias Pepe Bravo por tu legado, por tus sabias enseñanzas y gracias a todas y cada una de las personas que estáis dándole vida e ilusión a este nuevo proyecto que emprendemos por el bien de todos.
-A Pepe “el costeño” por su trabajo incansable en la viña durante todo un año para donarnos la producción de sus vid.
-A Víctor, por la donación de los toneles de madera que fueron enviados con la siempre agradecida colaboración de nuestro amigo Carlos, el hermano co12034467_731128043683273_2257482584153865768_omo lo solemos llamar.
-A todos los chicos de la casa, por la recolección de la uva, y su prensado.
-A Juan y Diego, que consiguieron rehabilitar los toneles de madera de roble.
-A Lorenzo por la donación de los grifos para las barricas.
-Y a la importantísima colaboración del equipo de Vélez Málaga por servir de ventana para hacer llegar a todos nuestro quehacer
A todos, amigos, voluntarios trabajadores y chicos de la casa, por este equipo que hacéis, sin el cual la marcha de la casa no sería posible. Desde el corazón siempre gracias.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.