Adiós, Ana Mari


Mi querida niña. Te escribo, y al hacerlo cientos de lágrimas recorren mis mejillas. Un profundo sentimiento brota desde mi alma. No sé por qué…. Pero llevo todo el día así, como si de alguna manera presintiera tu marcha, que ya fue anunciada desde hace días en el hospital.
Mi pequeña, te agradezco enormemente todo lo que has dejado en nuestra casa. Tu hermosa sonrisa, tus abrazos y disculpas cuando sabías que te iba a regañar por alguna cosa. Toda la gente de la casa decía que me camelabas; y era cierto.

Me decías que me cuidarías siempre, y que te quedarías a mi lado hasta que fuera una viejecita. Seguro que lo harás, y ahora desde donde estés. Que casi seguro es al lado de Pepe Bravo. Te fuiste el mismo mes que él. Casualidades de la vida……
Te recuerdo cantando, con  un sentimiento que te salía desde el alma. Cómo disfrutabas con todo. Mi vida, has tenido una vida intensa, muy intensa. Qué más quisieran muchos poder disfrutar todo lo que tú has disfrutado en este último tiempo  con nosotros y luego con tu familia. Nunca te lo dije, pero cómo me sorprendías en los últimos tiempos. Era increíble escucharte. Como le hablabas a los demás, como una gran maestra, tanto a los que venían cómo a los que vivían en la casa.
Están viniendo tus compañeros del fútbol, no paro de recibir whatsapps de muchas personas a las que tú has querido y que te quieren con todo su corazón. Es curioso, que corazón más grande tenías, y cómo has ido haciendo familia allí por todos los lugares dónde has pasado, mi gran ángel.
Miledys, me dice todo lo que ha aprendido de ti: muchísimo. Y que has venido a esta vida a dar lecciones con una vida corta pero muy intensa. Recuerda una de tus canciones preferidas: Celebra la vida… y deja en la tierra tu mejor semilla…..
Gracias por buscarnos y encontrarnos cuando cumpliste tus dieciocho años. Tomaste la opción de quedarte, y al hacerlo nos distes el regalo de tu vida. Y luego, como quien no sabe nada regresaste a tus orígenes para volver a ser madre de tus hermanos y para reencontrarte con tu propia madre. Mi cielo te queremos y nunca te olvidaremos porque siempre seguirás con nosotros.
****************************************************************
“¿Cómo es posible?”, me repito una y otra vez. “¿Cómo es posible?”
¿Cómo es posible que un ser tan sencillo, tan dulce, tan amoroso, tan joven y con tantísimo sufrimiento a sus espaldas se tenga que marchar?
¡¡¿¿Ahora??!!
¡Ahora que nuestra querida Casa de Acogida de Alozaina la había ayudado tanto a equilibrarse!
¡Ahora que era su momento de volar y vivir!
¿Qué sentido tiene superar todo lo que ha superado…luchar todo lo que ha luchado… para ahora tener que irse por un simple accidente de bici?
Tristeza y rabia. Abatimiento e incomprensión. Miles de “por qués”
Sin duda, mucho me queda por aprender de ti, Ana.
De tu aceptación alegre del presente.
De tu alegría contagiosa en toda circunstancia.
De tu química hacia todo el mundo.
De tu inocencia.
De tu capacidad para superar lo insuperable…
Ahora que te has ido, no puedo evitar pensar:
-¿Por qué no bromeamos más veces sobre tu querido Barça?
-¿Por que no nos reímos más veces jugando con el perro?
-¿Por qué no compartimos más canciones de tu querido Bisbal?
-¿Por qué no lavamos más veces los platos juntos?
Cuando un ángel se va, uno no puede evitar sentirse tonto por no haber disfrutado más de su presencia y de su sencilla sabiduría.
Mucho que aprender aún de ti, Ana Mari.
Muchas gracias por el lujo de habernos conocido.
Te vamos a echar mucho de menos los cinco.
Pero vamos a seguir creciendo y aprendiendo a tu lado.
Te queremos.
****************************************************************
Hola Mariló, Juan me ha dicho que partió la chica. Te acompaño en el sentimiento
No sé si hago bien en decirte mis sensaciones. Cuando hablabais de ella anoche, aunque no la conozco, la sentía muy presente, feliz y sobre todo agradecida.
Gracias a ti pudo cumplir su aprendizaje de vida y partir tan prontito.
Debes estar orgullosa de tu trabajo tan maravilloso y que toda la energía que pones en él llega a su destino.
Todo mi Amor ser especial
****************************************************************
Una vez me dijeron que quien se va antes de lo esperado es porque ha alcanzado otro nivel, su ser ha evolucionado a tal magnitud, que en este mundo ya no podría ser mas feliz de lo que es y que tiene otra misión.
Yo pienso que las personas a las que queremos nunca se van, puede que no estén físicamente, pero están en todo lo que hacemos.
Y este año será otro Mayo especial. Yo la recuerdo siempre sonriendo, así que ¡a sonreír por ella!
Un abrazo para tod@s
****************************************************************

 

Mi querida niña,

Llegaste a la Casa justo el mismo día que aparecimos Antuan y yo por ese rincón de Alozaina para echar una mano como voluntarios. La imagen la guardo en mi recuerdo a la perfección. Qué cara más distinta aquella, a la que me has ido regalando cada vez que os he visitado!!!

Hoy sabemos que eras fuerte, muy fuerte,  también conocíamos que has vivido muchas aventuras, muchas de ellas demasiado complicadas para cualquiera de nosotros…  sin embargo, buscabas y encontrabas la manera de salir victoriosa de cada una de ellas, ¿cómo se hace eso, Ana?, te confieso que yo, todavía no se cómo, ni de esas ni de otras. De todas maneras, tampoco sabes algunas cosas, no sabes cuántas veces te he mirado y he flipado con tantos gestos y hazañas tuyas, supongo que será cuestión de dones, y a ti te sobraban.

Durante este tiempo, nos has enseñado todo lo que eres capaz de lograr por ti misma, y a eso nos has acostumbrado. Por esa razón, hoy siento mucha confusión, mucha desilusión, y miedo, mucho miedo, se me han derrumbado los castillos. Así es que, tengo que buscar algo que me ayude. Sabes qué voy a hacer???, voy a quedarme con una imagen preciosa, precisamente la de nuestro último día juntas, no hace tanto, verdad?, voy a recordar ese momento en el que para despedirte de mi, me alzaste bien alto y me susurraste algo al oído, no sabes lo que me llegó al alma. Conseguiste mucho más de lo que probablemente con ese gesto inocente, pretendieras: cambiaste automáticamente los papeles, y en esa ocasión, la niña protegió a la mujer. No debía ser yo la que te protegiese??, creía que sí, pero tú lo cambiaste por completo, no soy capaz de explicarlo, pero esa sensación sí que soy capaz de recordarla perfectamente, y créeme, me está ayudando.

Ayer iniciaste otra aventura, otra vez desconocida, mira que eres valiente!!, pero esta vez, hazme un favor, donde estés y con quién estés, deja que te suba alto, muy alto, donde te corresponde estar: en el lugar de las princesas, y desde allí, vuelve a sonreírnos, nosotros vamos a ser capaces de verte, te lo aseguro.

Gracias por tanto.

Un abrazo

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.