Archivo por meses: May PM


1
Para algunos de vosotros, que es la primera vez que tenemos el honor de acogeros en nuestra humilde casa, os damos la bienvenida. Igual que a otros, amigos y seguidores de esa bella energía que desprende nuestro queridísimo Emilio, y que ya nos conocéis desde el año pasado. Muchas de vosotros, que por primera vez llegasteis a ésta, vuestra casa, quedasteis fascinados por ella, y ahora somos como hermanos de Almas. Ahora, quiero explicar qué es y lo que tiene la casa: Por qué digo nuestra humilde casa….: Hace ya algunos años, un señor llamado PEPE BAVO, yo imagino que no sabía muy bien lo que estaba haciendo; pero estoy segura que tal y como Emilio nos cuenta en sus charlas, este señor vivía disfrutando cada momento de su vida. Vivía haciendo sin hacer, y dejándose fluir. La casa no era tal como es. Él, fue creando tabiques, poniendo puertas y ventanas, acogiendo y enseñando valores a bellas personas que andaban perdidas. Llenaba sus estómagos y les hacía creer y ver el sol después de la tormenta. Mientras, seguía haciendo tabique y poniendo puertas, se aseguró muy bien que esas Puertas no se pudieran cerrar. ¡¡¡¡¡Dios, cuanta energía de Amor […]

Creando una gran familia de luz


12
Os reproducimos un bonito post de una pareja de voluntarios de nuestra Casa de Acogida tras su experiencia de este fin de semana durante las Jornadas que impartió Emilio Carrillo. ¡Gracias por vuestro testimonio!   «AGUJETAS EN EL ALMA»   Este lunes nos duele todo el cuerpo. Ha sido un fin de semana muy intenso en la Casa de Acogida Pepe Bravo de Alozaina. Allí hemos colaborado como voluntarios para atender a casi 150 personas que han asistido a unas jornadas que ha impartido Emilio Carrillo en la Casa. Dar alojamiento y comida en eventos así permite que un proyecto solidario tan bello pueda sostenerse en el tiempo y seguir acogiendo a los excluidos por la sociedad. Pero a lo largo del fin de semana no he parado de hacerme esta pregunta: ¿POR QUÉ? ¿Qué hace que 150 personas vengan a la Sierra de las Nieves desde los más alejados confines (alguna incluso de México y Argentina) para escuchar durante 3 días a Emilio?   ¿Qué hace que casi 40 voluntarios dejen familias, responsabilidades y descanso durante un fin de semana, para lavar platos, servir mesas, fregar suelos o cortar lechuga, y dormir en colchones en el suelo? ¿Qué hace […]

Experiencias de una pareja de voluntarios durante las jornadas de ...


«CORAZONES Oye ese sonido, es el sonido de nuestro corazón.  Ese corazón que te pide razón, que a veces es tristeza, otras enfado y otras Amor. Eso es lo mejor cuando sale del corazón. Y te digo al oído, escucha esos latidos de nuestros corazones, esos latidos que piden amor y estar juntos. En cada paso que nos acercamos nuestros corazones suenan más alto. Es la melodía del amor Dejate llevar por ese sonido tan especial y vive de verdad el amor que cada vez más grande está. No te dejes engañar por no escuchar a esa melodía que no parará jamás.   Ana»

Un ángel se ha ido



Mi querida niña. Te escribo, y al hacerlo cientos de lágrimas recorren mis mejillas. Un profundo sentimiento brota desde mi alma. No sé por qué…. Pero llevo todo el día así, como si de alguna manera presintiera tu marcha, que ya fue anunciada desde hace días en el hospital. Mi pequeña, te agradezco enormemente todo lo que has dejado en nuestra casa. Tu hermosa sonrisa, tus abrazos y disculpas cuando sabías que te iba a regañar por alguna cosa. Toda la gente de la casa decía que me camelabas; y era cierto. Me decías que me cuidarías siempre, y que te quedarías a mi lado hasta que fuera una viejecita. Seguro que lo harás, y ahora desde donde estés. Que casi seguro es al lado de Pepe Bravo. Te fuiste el mismo mes que él. Casualidades de la vida…… Te recuerdo cantando, con  un sentimiento que te salía desde el alma. Cómo disfrutabas con todo. Mi vida, has tenido una vida intensa, muy intensa. Qué más quisieran muchos poder disfrutar todo lo que tú has disfrutado en este último tiempo  con nosotros y luego con tu familia. Nunca te lo dije, pero cómo me sorprendías en los últimos tiempos. Era […]

Adiós, Ana Mari